Hay proyectos buenos, proyectos menos buenos, y luego están los proyectos de subidón.

Pues en esta tercera categoría entró uno de esos que te llegan al alma.. y es que, estar en el Estudio y recibir un mensaje de Mercè Roura diciéndote que le gusta lo que haces, que no sabe exactamente qué quiere.. pero lo que sí sabe, es que quiere que se lo hagas tu, no tiene precio..

Y así, como quien no quiere la cosa, empezamos a trabajar juntas. Me teletransporté a Calella para conocer su entorno y su maravilloso faro.. ése que, como dice ella, “es de esos lugares que transforman el espacio que ocupan… Llena de esperanza, de luz, delimitan dónde acaba el mar y empieza la tierra…” y me pareció precioso.

Se convirtió en un proyecto bonito y “fácil”. Proyectos fáciles son aquellos que se dan solos por el carácter de la historia que guardan dentro y porque la persona que me los encarga, aporta magia y hace que todo fluya.. Así que teniendo claro hacia dónde apuntaba nuestro faro, no hacía falta más que sentarse frente a un papel y ponerse a soñar..

Mercè es una persona encantadora que te gana desde el minuto uno con la cercanía que desprende, que habla bien pero que escribe mejor, que pisa fuerte y con paso firme y que su color, es rojo como la pasión que pone a todo lo que hace. Y gracias a esto, el resultado salió solo..

 

Y a tí, qué te ha parecido este proyecto??

Mercè, sabes que te estaré infinitamente agradecida por dejarme formar parte de esta aventura y por haber confiado así en mí para poner imagen a un sentimiento.

Muchas gracias!!!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies